Real Time Web Analytics

MI COLECCION LE MANS EN SLOT A ESCALA 1:32

jueves, 12 de noviembre de 2009

FERRARI 333 SP de Mikius Slot, Ab LM95 #1


Esta maravilla de modelo de slot ha sido realizada por mi buen amigo Juanjo, al que los amigos llamamos Mikius en el foro. De ahí la marca que me he inventado totalmente: Mikius Slot. Antes de regalármelo, lo presentó en el foro. Estas fueron sus palabras:

"El coche de slot parte de una carrocería Altaya, las calcas han sido sacadas del antiguo foro de los "chapus", impresas en hojas de A2M con impresora de inyección de tinta, pintura Tamiya a spray y bote con pincel en algunas zonas, barniz e imprimación de Vallejo".

Algunas de las modificaciones efectuadas por Juanjo en la carrocería:

1.- Las llantas son totalmente artesanales, hechas "a manopla".
2.- Los retrovisores completamente rediseñados, acordes con los originales.
3.- Las tomas de aire laterales redimensionadas.
4.- Unos relojes calcados a los del modelo original.
5.- Los faros delanteros (el interior) "made in Mikius" y el vidrio rebajado, pulido y abrillantado.
6.- El alerón trasero con unas "vigas" añadidas que le faltaban.
7.- Toda la trasera de nueva factura, escapes, pilotos y demás.
8.- Cristales protectores a derecha e izquierda del cockpit, que no lleva el Altaya.
9.- Casco del piloto pintado como el del piloto original (sólo lo llevó uno, pues el coche abandonó en la primera hora).

Y alguna cosilla más que me dejo.....


La carrera.
En la edición del año 1995 de las 24 Horas de Le Mans, tras deshacerse el ACO del duro reglamento impuesto por la FIA que limitaba los Sport Prototipos a 3,5 litros atmosféricos, se aceptaron los coches descubiertos de la categoría WSC, prototipos de gran cilindrada que también participaban en la IMSA norteamericana, aunque con ligeros cambios.

A la postre sólo hubo siete WSC (LMP1 según la terminología lemans) en la salida, encabezados por dos Courage C41, un Courage C34, dos Porsche Kremer K8 y un Kudzu DG3 con una decoración que recordaba al 787B ganador de las 24 Horas de 1991. Por último nuestro protagonista, un Ferrari 333 SP. El problema era que no contaba con el apoyo oficial de marca y que, para más inri, se le tuvo que adaptar un chasis del modelo del año anterior, pues el nuevo quedó inservible en un accidente a principio de temporada. Sin embargo reseñar que, después de 21 años, reaparecía un prototipo Ferrari.

En cuanto a los LMP2, los dos WR creación de Gérard Welter monopolizaron la primera línea de parrilla de salida. Un Debora LMP 295 completaba la categoría de los “open bodywork”.

Frente a la decena de Prototipos se enfrentaban los GT1, los Grandes Turismos de elevadas prestaciones que podían aspirar a la victoria absoluta: siete McLaren F1 GTR, tres Ferrari F40 LM, dos Nissan Skyline GT-R LM, dos Jaguar XJ220C, dos Porsche 911 RSR GT1, un Lister Storm, un Toyota Supra LM GT, un Sard-Toyota MC 8-R, un Chevrolet Corvette ZR-1 y un Venturi 600 SLM.

En categoría GT2 los tres Honda NSX eran una seria amenaza para los seis Porsche 911 GT2 privados, enfrentados asimismo a tres Callaway Corvette, dos Marcos 600 LM y dos Venturi 600 LM.

La anécdota: un Courage C41, el pilotado por Van der Poele-Beretta-Tomlje, pasó todos los controles técnicos, pero quedó descalificado en los entrenamientos previos a la carrera por peso no reglamentario tras un desafortunado cambio de llantas.

La victoria parecía puesta en bandeja para un coche de esta categoría, pero no se contaba con que las inclemencias del tiempo iban a materializar la sorpresa…

Apenas se habían completado las primeras vueltas, el Ferrari 333 SP y el Venturi SLM ya habían abandonado (ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, nuestro “prota” fuera a las primeras de cambio). Los responsables del Courage C34 pilotado por los favoritos Wollek-Andretti-Hélary no estaba muy preocupados, pues sabían que los WR no eran demasiado fiables y no aguantarían demasiado tiempo en cabeza.


Nada más comenzar la segunda hora de carrera empezó a llover. Correr en una pista completamente empapada es muy complicado, y “los rectos” estaban a la orden del día. Como le ocurrió a Hans-Joachim Stuck que con su Kremer K8 tuvo una salida que lo llevó a los puestos de cola. Pero nada comparado con lo que hizo Patrick Gonin con su WR, marcándose una vuelta de campana en la larga recta de les Hunaudieres, dejando el coche “patas arriba” y obligando a que el pace-car entrara en acción.

Aprovechando estos momentos de confusión, el McLaren “Harrods” #51 y el McLaren “West” #49, ambos de la escudería de David Price, se situaban en cabeza de carrera, observando como el segundo Courage C41 (uno de los pilotos era Henri Pescarolo) abandonaba por rotura del motor.

La lluvia provocaba una igualdad total: las prestaciones de los LMP no se podían imponer frente a los poderosos GT1. Sorprendido por un “coche lento”, Mario Andretti perdió el control, tocó el muro y arrancó el alerón trasero. Hizo falta media hora para arreglar su coche, y el Courage C34 fue a parar a la vigésimo quinta plaza, desde la que realizó una feroz remontada. Cuatro McLaren se encontraban entre los cinco primeros, cuando Philippe Alliot estrelló su F1 GTR. Para entonces ya había abandonado el Porsche 911 GT2 de Tomas Saldaña, Miguel Ángel de Castro y Alfonso de Orleáns.


A mitad de carrera el Harrods rodaba por delante del McLaren de Dalmas-Letho-Sekiya, mientras el Courage C34 rodaba a tan sólo cuatro vueltas. A continuación otros dos McLaren precedían al Jaguar XJ220 de Piper-Needell-Weaver y al K8 de Stuck-Boutsen-Bouchut. El mal tiempo provocaba continuos accidentes y largos periodos en los que los pace-car ralentizaban la carrera; por tanto, las diferencias eran mínimas.

Por fin la lluvia cesó y el ritmo infernal de los pilotos del Courage acabó por colocar su C34 en la misma vuelta que el Harrods, mientras el Kremer se descolgaba y perdía todas sus opciones de victoria. No obstante, la escudería Courage Competition perdió de forma estúpida dos vueltas a media mañana del domingo con un cambio de capó trasero. Fue una catástrofe porque el McLaren de cabeza, con la caja de cambios “delicada” rodaba cada vez más despacio, cediendo el liderato ante el F1 GTR de Dalmas-Letho-Sekiya a dos horas del final.

El C34 logró hacerse con la segunda plaza, pero le faltaron nueve kilómetros para que Wolleck y Andretti añadiesen una de las pocas carreras que faltaba en su prestigioso palmarés.


McLaren inscribía su nombre en la muy restringida lista de constructores vencedores en su primer intento. Masanori Sekiya, que se había casado unos años antes en Le Mans, era el primer japonés que ganaba las 24 Horas; y Yannick Dalmas conseguía su tercera victoria, cada una de ellas con una diferente marca.

Espléndido triunfo en GT2 del Honda NSX del “Team Kunimitsu” #84.

3 comentarios:

  1. Ya me he hecho adicto a este blog,gracias por la reseña,la verdad que disfruté haciendo ese modelo y puse todo lo que en aquel momento sabía. Y gracias también por la historia ,fantástica.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Alex que blog!!!! y ahora a quien plagio???

    ResponderEliminar
  3. Wenas!!! joer que preciosidad de coche. Que manos que tienes juanjo!!!! eres un artista!!
    Con entradas como esta alex, dejas mi modesto blog a la altura del betún ajiejaiejaije ia
    Adeu y gassss

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar el blog y por añadir un comentario; te lo agradezco. Reconozco que me gusta que me escriban, y me gusta responder.