Real Time Web Analytics

MI COLECCION LE MANS EN SLOT A ESCALA 1:32

martes, 22 de diciembre de 2009

Ukyo Katayama: la búsqueda del límite es su vida

Estuvo seis años en F-1 y disputó varias ediciones de las 24 Horas de Le Mans y del Dakar. Ganó al cáncer, pero el alpinismo casi acaba con su vida.

"Calmar la sed de aventuras y vivir todas las sensaciones extremas posibles". Esta frase es del japonés Ukyo Katayama, nacido en Tokio hace 46 años, y que hace tres días volvió a nacer. Fue rescatado por un helicóptero tras intentar escalar sin éxito el Monte Fuji (3.776 metros). El alpinismo cubría la necesidad de peligro que este nipón necesitaba tras sus experiencias en el automovilismo. Él salió ileso, pero por desgracia sus dos acompañantes no corrieron la misma suerte y fallecieron.

Tras ganar en 1991 la Fórmula 3000 japonesa saltó a la F-1 la temporada siguiente. Allí permaneció seis temporadas donde disputó 95 grandes premios con Larrousse, Tyrrell y Minardi. Su estilo agresivo de conducción, por el que le apodaban Kamikaze, y su gran sentido del humor siempre le identificaron. Sólo logró cinco puntos y su mejor clasificación fueron dos quintos puestos en 1994. Precisamente la temporada que le comunicaron que padecía cáncer, pero que tardó tres años en anunciar ya que no quería que nadie pensara que era una excusa por sus malos resultados.


Lo superó gracias a su fortaleza y fijó su nuevo reto en las 24 Horas de Le Mans, donde en 1999 logró ser segundo de la clasificación general, a una vuelta del ganador y logrando la victoria en la categoría LMGTP, junto a los pilotos japoneses Keiichi Tsuchiya y Toshio Suzuki. Un pinchazo les apartó de la victoria final. En esa edición tuvo que batirse contra los fantásticos BMW V12, los Mercedes CLR voladores (literalmente hablando) y los preciosos Audi R8C.

Comenzó a compaginar las carreras de GT con sus seis participaciones en el Dakar, pero le empezó a picar algo más que una afición: la escalada. En 2001 cumplió su sueño de ascender el Everest y el Cho Oyu.

En 2006 subió el Manaslu y el pasado año el Monte McKinley. La pasada semana, el Monte Fuji le arrebató a dos amigos y le obligó a demostrar, de nuevo, su entereza al tener que ser el propio Katayama el que llamara a la policía y a los familiares de sus compañeros desaparecidos.

TOYOTA GT-ONE de Scaleauto, 2nd Le Mans 1999 #3



El Toyota de Scaleauto tiene toda la pinta de estar fusilado de su hermano italiano fabricado por Proslot. El que tengo en mis vitrinas es una versión especial para correr en pista, con detalles racing como la bandeja de lexán, las llantas de aluminio o el motor sobre cuna regulable. Se presenta en un vacuforme y sin montar ni los espejos ni el limpia... tal como aparece en las fotos.


La tampografía es fiel a la realidad, pero el triángulo frontal blanco es demasiado pequeño... la carrocería no está del todo pulida, presentando rebabas como se puede apreciar en la foto del morro. Los faros delanteros están sin detallar y los pilotos traseros sin pintar. Si colocamos los retros nos daremos cuenta que están alineados, cuando en realidad el izquierdo estaba más avanzado que el derecho, tal como se aprecia en la instantánea de François-René Alexandre.



Tengo un donante que se encargará de "prestarle" unas llantas más adecuadas.



A pesar de todos estos "peros", le tengo un gran aprecio... los "Sport Prototipos" cerrados siempre han sido mi perdición.

APROVECHO LA OCASION PARA DESEAROS FELICES FIESTAS NAVIDEÑAS Y QUE 2010 SEA UN AÑO MUY PROPICIO PARA TODOS VOSOTROS.
UN ABRAZOTE, AMIGOS...

1 comentario:

  1. Muy buen artículo Álex!!!!
    La verdad que es una lástima que a nivel de reproducción el Scaleauto no esté mas definido... pero como bien indicas es un modelo destinado a la competición. Yo también soy de los que piensa que es un clon de su compatriota ProSlot.
    Yo en la vitrinas tengo 2 y 2 y de distintas ediciones. Sería bonito tener los 2 Teams completos, por lo que es uno de los objetivos que tengo... y para conseguirlo cuento con un kit de TOP SLOT que es bastante mas detallado.
    Yo también seinto especial predilección por los prototipos cerrados y puestos a elegir me decanto por los de los años 80.
    Pienso que es un coche que NO tuvo nada de suerte en LM a pesar de la segunda posición del amigo Katayama y su historia es conmovedora.
    Un abrazo y felicitarte por el articulo.
    BUENAS FIESTAS AMIGO!!!!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar el blog y por añadir un comentario; te lo agradezco. Reconozco que me gusta que me escriban, y me gusta responder.